Uno de los tipos de láminas más utilizados en proyectos de construcción es el losacero, el cual se cumple la función de elemento estructural en donde se vierte el concreto. Es en realidad un entrepiso metálico que cuenta con gran resistencia estructural e interactúa perfectamente con el concreto, eliminando sin problemas la cimbra de madera. El sistema losacero es ideal para construcciones grandes como edificios o proyectos de grandes dimensiones, asegurando la máxima solidez a los proyectos y una gran resistencia estructural.  

Este tipo de lámina ofrece una gran resistencia para las construcciones en zonas sísmicas, debido a que el propio diseño que tiene actúa con la estructura. Si bien, el sistema losacero es un apoyo para terminar el montaje, también lo pueden usar los trabajadores para hacer maniobras sobre él, y continuar con el armado y colado.

El uso del losacero se recomienda en techos, hospitales, hoteles, estacionamientos, edificios, etc.