Existe una gran variedad de procesos o tratamientos industriales que se le puede dar a las láminas de acero. La galvanización es uno de ellos, y no es otra cosa que el proceso de inmersión en caliente de la lámina, para recubrirla al 100% de zinc. Este es un sistema que se le conoce como galvanizar una lámina de acero, y se realiza con la finalidad de prevenir la corrosión.

El proceso de corrosión se previene con este método debido a la exposición del acero a otros metales, cuando está presente un electrolito, o el oxígeno del agua.

Si bien, las láminas de acero galvanizado tienen muchas aplicaciones, por lo general las encontramos en la industria de la construcción, automotriz, fabricación de herramientas, fabricación de puertas, techumbre, ductos, etc.

A continuación, enumeramos algunas de sus ventajas principales:

  • Tiene una mayor resistencia y seguridad en los eventos sísmicos
  • Una excelente resistencia estructural
  • Disminuye el tiempo de construcción
  • Su instalación es muy sencilla y rápida

Si quieres conocer más acerca de este tema, envíanos un correo electrónico: econolam@hotmail.com